Vuelvo en el lugar que he sido feliz

Vuelvo en el lugar que he sido feliz 

Bailando por la cocina acompañada de mi madre, mientras hacíamos la comida, y llenamos la casa de ambiente “chilango”. Porque se tiene que reconocer, el que, soy y somos una mezcla de norte con sur más una pizca de colonización como cereza al pastel. 

Por eso, 

Vuelvo a recordar el olor a mi infancia,

El olor a mi esencia,

El olor a mis raíces,

Vuelvo,

Para dejarme seducir por ese sol tan feroz, por su luz tan blanca, tan luminosa, tan evidente. 

Vuelvo para tocar mi lado más agudo y sensible,

Vuelo para rescatar todo aquello que me había olvidado,

Vuelvo para ver que todo “el changarro esté en orden” , y si está en desorden, vuelvo para formar parte de él.

Vuelvo para nunca más olvidar, quien soy yo.

Y vuelvo, 

Me descubro, y descubro con sorpresa, el reconocer esos acentos, esos paisajes, esa cultura. 

Que añoraba los ruidos de la ciudad, las canciones del panadero, y la venta de tortillas ambulantes.

Vuelvo, y se me pone la piel chinita, de ver los tacos en la calle, la cordialidad del mexicano, y las sonrisas bravas del sonorense. 

Vuelvo, para nunca más decir: “Sonora me queda chico” 

Porque en realidad Sonora me queda a la perfección, lo valoro con su diversidad, con su idiosincrasia y sus regionalismos, los tomo como mi “apapuchi” para que me den ese empujón, y me lleven nuevamente a más lugares.

Porque como se lo dije, hace no mucho tiempo a una amiga, debemos de aprovechar las bondades de nuestra región. Las bondades de nuestra Sonora, y en mi caso, las bondades de mi Obregón.

Por eso vuelvo, porque me fui de Sonora para ser grande, pero me vuelvo más grande, cuando muestro mi Sonora al mundo. Cuando presumo de su “machaca”, el talento implacable de todos los sonorenses, y levantó con alto la cara a lado de mi familia y mis amigas, mis compas, mi desierto.

Por eso vuelvo, al lugar en el que he sido feliz.

Filosofando sobre la “libertad”.

La disciplina es libertad, parece contradictoria esta afirmación pero sólo quien es disciplinado logra sus objetivos y sueños. 

Y es así, como se agito mi vena de escribir, y es así como hoy me propuse regresar a este espacio tan sentido, tan lleno de un montón de palabras que me ayudan a dar el siguiente paso o terminarlo de dar. Que como siempre, le juego a “la roña” y le saco la vuelta. Pero así como me propuse a no dejar de bailar, también en mis propósitos está, el no parar de escribir.

Con esto, regreso a mi tema central: La libertad.

Desde hace tiempo, quería compartir mi perspectiva hacia este sentido de voluntad,  <<mi manera de ver la libertad>>, el modo de vivir, el temor, y la responsabilidad de mantenerla.

Es decir, que cuantas más bolas lances, más puertas toques, más intenciones mandes, mayores serán las opciones y más lejos navegarán esos sueños. Porque para mi, tener sueños, ya es un síntoma que te sientes LIBRE y con la capacidad de imaginarte en otros escenarios.  

No es una broma, cuando te digo que los vientos moldean personalidades, y entre tanto ir y venir de aquí y allá. Mi cabeza recordó, que cuando más libre nos sentíamos, era de niños, donde nuestra imaginación era ilimitada; sin fecha de caducidad. Que por alguna extraña razón, cuando crecimos y cumplir la mayoría de edad, en lugar de sentir libertad para decidir y poder entrar a una disco, te cayó carga completa de ser “adulto en pañales”.

 Es como decía el pintor Matisse, él se sentía como un niño, porque ellos imaginan, era un adulto que sacaba fuerzas de esa infancia, de esa libertad, y solo es feliz el que es libre, y solo es libre el que es, lo que debe y QUIERE ser.

Porque sabes, tenemos la LIBERTAD de hacer lo que nos gusta, porque nos vamos a morir. ¿Recuerdas que eso ya viene por defecto de fábrica? Pues no seamos “pichicateros” y hágale a su vida.  Que por mi parte,  tanto temor a la muerte, es más bien mi temor a no vivirla por completo. Recuerda que la vida es desvivirse, y desvivirse es libertad. 

También en el amor lo veo como una voluntad a la libertad. Porque cuando me dicen a mi que soy “un alma libre”, espero encontrar lo mismo del otro lado. Que aquella persona cuide mis alas para que sigan creciendo y yo las de él. Y entre los dos poder volar más alto. 

Porque de verdad, a ti que eres “tan libre” como para querer y tanto como para decir “adiós”, cuando el lugar te quedó chico o bien en su defecto te quedó “grande”. Es válido salir donde las alas no funcionan más, es bueno valorar la libertad del otro. 

Por eso hoy, en Enero del 2021, donde el año pasado nos metieron a casa, y nos cambiaron la manera de vivir, no nos pudieron quitar, lo que por sello de caja, tenemos grabado. LA LIBERTAD DE VIVIR SEGÚN NUESTRA PROPIA VOLUNTAD, LA LIBERTAD DE PENSAR, AMAR, Y CREAR.

¡FELIZ VIDA! 

Me sirvo la copa, levantó el brazo, inclinó el codo y a la salud de todos, que viva la libertad.

Al final todo serán historias bien vividas.

Abrazo fuerte, fuerte, desde Sonora querida, mi tierra consentida.

La Chiquitita – Mariana Sosa.

Aunque siempre sonría,

WhatsApp Image 2020-08-24 at 7.28.50 AM

Aunque siempre sonría, no siempre significa que puedo.

A veces el mundo se me viene encima, a veces quiero pasar el dolor a otro lado,

A veces quisiera compartir mi vida, a veces me cansa, a veces la canso yo misma.

Aunque siempre sonría, a veces me tiemblan las ganas, a veces me dan en exceso, a veces tengo desabasto, a veces llega la motivación, a veces me falta todo.

Aunque siempre sonría, también soy como tú. Como todos, como la humanidad.

A veces… a veces, yo le pongo nombre a mis sonrisas, no todas significa que son sinónimo de felicidad absoluta. Pero todas son honestas, todas tienen su propósito.

Soy feliz, si lo soy. Pero también llegan los días que no lo soy. Y no debemos de negarlo, no debemos de reprimirlo y no debemos de evadirlos. ¡A veces no se pinches puede pues!

Aunque a veces sonría, a la noche le hago guardia al amanecer, el día se me hace eterno, y los sábados no son tan divertidos como los lunes por la mañana, con la primera taza de café.

A veces desearía estar en Sonora, otros en Ciudad de México, o en una ciudad desconocida, empezar de cero… y otras simplemente ser residente de Girona.

Aunque siempre sonría, también tengo miedos, me vuelan las fuerzas, me vuela la locura.

Es sencillo, no es una fórmula de matemáticas, es vida. Un síntoma general, y vivimos con él:  Aunque siempre sonría, no siempre puedo.

A veces, a ratos, y en gran medida. Sonrío. Porque no quiero que pase un día, sin aprovecharlo, sin sentirlo, aunque este en casa como un monje budista, aunque este entre amigos con energía de 5 tazas de café. Aunque tire un “Rrrrra” y un baile sabroson. Te aseguro que te voy a sonreír, porque no siempre puedo, pero tal vez ese día TU SI PUEDES.

Tal vez no siempre puedo, pero no me rindo.

Porque quiero recordar mi vida con todas las sonrisas: buenas y malas, amarga, y dulces, con humor negro y humor blanco, pero quiero tener una sonrisa para cada día.

Buscando luz, buscando fuerza, y de vez en cuando caer, y caer bien duro. Porque hasta cuando me caigo, me levanto con una sonrisa.  Pero que rico subir “pasito – pasito”.

 

Besos de lunes con 3 tazas de café.

La chiquitita. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vivo en un mundo paralelo

WhatsApp Image 2020-08-21 at 3.05.12 AM

 

“Vivís en un mundo paralelo”, me lo dijeron hace poco. En realidad me lo mencionaron por un desfase de horas al momento de llegar a casa, después de salir a tomar vino con amigas por las calles de Girona. Uno de esos lugares, que me encanta visitar, que luego se los contaré.

Pero “focus” últimamente ese comentario, me viene jugando por la cabeza bastante tiempo, por la razón de dimensionar las situaciones en mayor o menor escala que el resto, por usar gafas rosas, moradas y verdes, en lugar de ponerme las gafas que nos dan al nacer. Las que “todos usan en el mercado”, las que nos dicen cómo debemos de “ver el mundo” de la manera “ideal” más no la real. 

Es verdad, vivo en un mundo paralelo, vivo dimensionando mi realidad desde perspectivas aleatorias, vivo actuando como una ladrona de cerebros promiscua y desvergonzada. Usurpando conocimiento de mentes privilegiadas, de mentes peculiares, de mentes atractivas, para tomar lo mejor de cada uno. Para ser una esponja y usar sus gafas, y de esta manera, poder adentrarme a más de un mundo, poder conocer más allá de una envoltura. 

Porque todos vivimos en nuestro propio mundo paralelo. 

Seguramente ya están pensando, “vaya texto fumado” que se está aventando esta “morra”. La cuarentena, Girona y llevar un ratito extra lejos de México ya le está afectando su juicio.

Puede ser que si (acepto que estoy bien loca), todos estamos cambiando de alguna u otra manera. Y creo que antes de terminar el año, todos nos sentiremos diferentes. 

Lo que sí creo fielmente, es en el caos que debemos de llevar dentro de nosotros mismos, tener ese grado de imperfección que nos hace brillar, dar luz, y aportar un gramo de “locura” a la vida de quienes nos rodean. 

Creo fielmente que el humor y el amor pueden vencer cualquier tipo de neurosis, cualquier tipo de malestar, y hacer más ligero el camino que nos toca transitar. 

Creo que vivir en nuestros mundos paralelos nos hace conectar con puntos importantes para llegar a nuestros objetivos y metas. Para llegar a otros mundos, otras galaxias, evidentemente a personas que son tesoros en el camino.

Creo que todos estos mundos, son una línea delgada que trazamos para desempolvar deseos, que no sabíamos que queríamos. Cómo rascar donde NO pica, para dejarse seducir por nuevos intereses. 

Que habitar en estos “mundos” nos hace salirnos un poco de esta “realidad”, pandemia, COVID, y pausa de vida capitalista. Porque el 2020 lo siento un poco así. Una pausa global, una sacudida con todo los granos de arenas que venimos cargando desde 1910, en donde todos estamos trabajando internamente, para después soltar y retener lo que es realmente importante. Soltar mandíbulas tensas por estrés, soltar maldeamores, soltar estructuras, y soltar rigidez. 

Tomar decisiones de acuerdo a nuestras prioridades, y son estas últimas las que definen en verdad ese “mundo paralelo” que vivimos, y porque no, el que podemos compartir.

Para terminar solo te digo, guarda todas estas frases en tu hipocampo, guarda la locura que hoy me dieron ganas de transmitirte, guarda los pensamientos que tienes cuando ríes, cuando vibras y cuando haces las cosas sin pensarlo mucho, y simplemente fluyendo.

Besos con cubrebocas a la distancia.

La Chiquitita.

Algo loca y poco ideal.

WhatsApp Image 2020-06-03 at 6.07.10 AM

Sin duda, después de tanto tiempo encerrada en casa, aprendiendo de la nueva normalidad, vivir entre dos mundos, y comprender el presente, más que mi pasado que ya no tiene arreglo, y mi futuro que siempre será un misterio. Entendí dos cosas importantes (bueno seguro fueron más pero hoy me dieron ganas de resaltar dos):

-Todo es un buen recuerdo cuando hay amor de por medio; que comprendí que la memoria son uno de los tesoros más preciados, como para vivir todo, de una manera acelerada. Que sin duda me encanta ser cursi, que no me quiero hacer la “moderna” y tener relaciones abiertas. Que me gusta tomar café a lado de conversaciones profundas y absurdas. Que me encanta la vida a fuego lento. Desesperar al hombre, desesperarme a mí, desesperar a mis amigos. Y no por querer “hacerme la difícil” si no porque cada minuto cuenta, cada intención vale, y qué mejor que cada experiencia sea lenta, sea intensa, sea interesante, sea una contradicción, y un juego, no tomar tan enserio la vida, ser prácticos y eso sí, siempre muy honestos. 

Que ofrecer insensatez, confusión y locura son parte de mí, y bueno, al final eres joven una vez, pero inmaduros para siempre.  

-Amor es amor, pero ya se convirtió más en tabú que el hablar de sexo; notó que el amor se adaptó tal cual al estilo “instagram”: agregan filtros, destacan lo bonito, lo “cool” y lo despreocupado de las relaciones. Ser el que eres pero editando los defectos. Porque decir, hola soy una persona vulnerable, con miedo amar no lo veo como “hashtag” en las redes sociales #TodosSomosVulnerables #MiedoAlAmorTeam #YoSíMeEnamoró 

Al final la vida de todos nos es tan distinta, no somos tan diferentes como creemos, y nos somos tan fuertes como decimos. 

 

No digo que todo el amor sea así, pero sí que las relaciones las veo de papel. Las veo con desconfianza, temor y dependencia. Es como si “enamorarse” ya es sinónimo de perder.  

Podemos dar, podemos agradecer, podemos vivir, y podemos estar. Sin cargar tantas maletas, sin sentir todo tan personal, alejando el pensamiento que todo es contra ti, alejando el ego, y los aires de superioridad. Acércate a lo real, a lo que es loco y poco ideal. Acércate a la vida tal cual es, que el 2020 nos está diciendo lo que siempre había existido, solo que ahora, al alcance de la vista para todos. 

O qué ¿El racismo es tema nuevo? ¿El abuso a la mujer no existía? ¿El virus solo es para los pobres? ¿Presidentes ineptos son solamente los de ahora? 

Te digo una última cosa, el 2020 nos vino a quitar las vendas de los ojos, y si leemos entre líneas, la vida siempre se vive a pesar de tanta adversidad. 

Lamentablemente, como cada año, como en cada momento, mucha gente paga los platos rotos de otros, y son esas personitas que se nos van de esta vida. Que por este virus, estas injusticias, esta intolerancia se ven reflejadas en mayor magnitud, en este año, que lo llamo yo: EL DE LOS OJOS ABIERTOS.

 

PD. El que mucho se despide poco quiere irse, pero tenía muchas ganas de compartir contigo, él: 

-AMAR sin miedo a no ser “tan cool” como la sociedad lo impone.

-VIVIR desencajado, sin apretar, sin suprimir, sin cerrar. 

-SENTIR  esa vulnerabilidad para después sentirse invencible.

Y sí, manda lo que quieras al carajo, que luego duele la espalda, y no te deja correr a la pista de baile, con todas esas personas que realmente te quieren. 

Apuéstate, quiébrate, piérdete mil veces, fíjate por la libertad de elección. Intenta tocar a la muerte para ser su amiga, dile mucho gusto, pero que quieres seguir enamorándote de la vida. 

Atentamente la cursi de la chiquitita en tiempos de pandemia, y desmadre de la humanidad.

Besos desde Girona hasta donde estén.

Una mujer inventando como ser libre puertas a dentro.

WhatsApp Image 2020-04-22 at 6.16.17 AM

Todos hablan de la libertad, todos hablan de las ganas de salir, ir a correr, ver a nuestros amigos, abrazar, retomar la vida normal, retomar nuestra cotidianidad. 

Todos hablan de que nos detuvieron la vida, le pusieron frenos, una pausa, un “estate quieto”.

Todos hablan del miedo, pánico, insomnio, soledad, desempleo, pobreza y un centenar de preocupaciones.

Si, todos nos colgamos títulos de expertologos. Sabemos todos los temas, somos más capaces que nuestros presidentes, más inteligentes que nuestros doctores, y más eficaces que los investigadores. Somos bien chingones con un clic de distancia, con una pantalla que nos protege, un “modo avión” y aquí no paso nada. 

Pero curiosamente, nos piden una sola cosa. Nos piden, quedarte en casa. Y hasta eso se vuelve un ARTE. Hasta eso nos cuesta, lo criticamos, y lo devaluamos. 

Si, últimamente relaciono al arte con todo, pero es que la vida termina siendo eso. Una definición abierta, llena de culturas, ideas, emociones. Una expresión con cierta estética  para comunicar algo. Simplemente para crearlo.

Todos hablamos de la libertad, pero cuando vemos a alguien siendo libre, nos espantamos. 

Ya no hablo del confinamiento. Pero es una manera muy clara de entenderlo. Si alguien sale de casa, ya es mal visto. Si alguien sale de la “normalidad” y vive su vida a su gusto (libre) ya se espantan. 

¿Qué es la libertad?

¿La encerramos tan fríamente, al simple hecho de no poder salir de casa? O en realidad, lo que más nos da miedo es probar nuestra propia libertad puertas a dentro. 

Esa que en realidad nadie ve, nadie conoce, te aseguro que ni tu mismo. Que estos días te vienes sorprendiendo con actitudes, habilidades, recuerdos e ideas que se desenvuelven a lo largo de esta cuarentena. Sobre todo en la noche eh… Ya te vi desvelándote con esas ojeras que te hacen ver bien guapote (look cuarentonoso), una cosa bien trabajada, chulada, papasito, chiquitooooo. 

Perdón me desvíe… 

Voy a hablar desde mi experiencia, porque no soy todóloga, y no vivimos las mismas realidades. Cada quien tiene su historia de vida, sus experiencias y como dicen todos. No estamos en el mismo barco, pero si en el mismo mar. 

Hasta la fecha creo que llevo más de 40 días en cuarentena, perdí la cuenta y no tengo ganas de contarlos. Pase por mil etapas, muchas que me identifico con la gente en México, que inicio su etapa después que España. Muchas otras que aparecieron esporádicamente. 

Fui incrédula. También pensaba que era una simple gripe, a veces pienso que tuve coronavirus, a veces creo que solo fue una crisis psicológica. Tuve ansiedad, dermatitis, hinchazón, depresión, e insomnio. Me volví adicta a ver noticias. Por todos lados, a todas horas. Mis actividades se reducían a solo actualizarme de números. Después, en un ataque de desesperación, llame a mis padres. Estaba muy angustiada, quería estar en México. Pero vamos, la vida sigue, y aún me quedan muchas cosas por terminar aquí.

Opte por continuar con mi vida literalmente puertas a dentro. Gozar el tiempo, escribir mi tesis, retomar la danza, retomarme a mí. No podía ser tan dura conmigo misma. El trabajo no lo había perdido, mi vida seguía, y se estaba redireccionando a un camino hacia el centro de mí.

Comencé a desconectarme de las redes, y a conectarme más conmigo. Hacerme de una rutina, y cumplir objetivos. La vida no se detiene, uno mismo la detiene. 

No te das cuenta,  pero cuando “la vida puerta abiertas” regrese,  nos tocara trabajar el TRIPLE. Nos tocara esforzarnos MÁS, nos tocara cuidarnos, y cuidar de los demás. Nos tocaran muchas cosas. Pero en verdad, son cosas que de nuestra “REALIDAD” se nos presentan aún sin PANDEMIAS, aún sin crisis económicas, aún sin gente encerrada. 

Solo que ahora nos toco a todos, solo que ahora es el tema en común, solo que ahora sé externa a nivel global.  Pero dime, ¿Cómo era tu vida antes? ¿Recuerdas como era vivir en desempleo? ¿Perderlo todo? ¿Tener ansiedad? ¿Estar lejos de tus seres queridos? ¿Rupturas? ¿Problemas de salud? ¿Sentirte solo?

Amigos, el CoronaVirus,  llego para juntar todas las preocupaciones, toda una vida, todos los temores en un mismo momento. Si, es verdad la gente se está quedando sin comida, sin trabajo, sin recursos. Pero de verdad, estas cosas ya sucedían ANTES DEL COVID. Solo que no le prestabas, le prestábamos atención.

O en serio ¿No sabías que existía pobreza? ¿No sabías que nos podíamos enfermar?¿Qué a veces las cosas no salen como queremos? ¿Qué a veces por más que quieras no puedes ver a tu familia? ¿Qué las empresas quiebran? ¿Qué el turismo se viene abajo?

Si, ahora todos tenemos una misma duda ¿Y ahora por cuanto tiempo? Todo cambia de un momento a otro. Solo nos queda agarrarnos fuerte al momento y estar listos para saltar al siguiente nivel. Porque allá vamos, al siguiente nivel, en grupo, en colectivo, pero todos juntos.

Y para finalizar, desde aquí te digo, no tienes que hacer algo si no tienes ganas. No tienes que salir emprendedor, cocinero o fitness. No creo que debamos torturarnos. Ni ahora, ni después del COVID. Ya vimos que la vida muy en serio no vale la pena, porque al final todo cambia, de un día para el otro. Solamente no pares, no dejes de trabajar, no dejes de amar, y no dejes de CREAR EN TI. 

Abrazos sanos y salvos desde Girona hasta donde quiera que estés.

Y este mensaje va totalmente para ti.

PANDEMIAY este mensaje va totalmente para ti, tómate un sorbo de cerveza ¡Anda!

Te conozco, tú me conoces, hasta a veces más de lo que quisiéramos,

Estamos hiperconectados en un día a día,

Sé tus gustos, y tú los mismos,

También nos inventamos fantasías, para hacer más divertido el juego,

 

Sabes mi locura, yo sé la tuya, y la que escondes también,

Lo que desconocemos nos emocioná,

Un misterio ¡A saber cuando lo revelaremos!

 

También sé decirte que le temes a la libertad,

Que le temes a tu autenticidad,

Le temes a escucharte, porque es un “arte”,

 

Y el arte siempre da temor, siempre lo juzgamos, 

Por que no lo entendemos, y lo que no entendemos le quitamos valor,

Lo criticamos, lo evadimos, y hasta le agregamos eso “que no va”

 

¿No te parece raro que no puedas dormir?

¿No te parece raro temer tanto al encierro?

¿Soledad? ¿Prender la televisión aunque no la veas? 

Únicamente para tener ruido, y no dejar que nada “insensato” entre a esa cabecita “cuerda”. 

 

¡Vamos! Te conozco…y tú a mí,

 

Sabes que aprendí a gozar mi locura, 

Porque entendí que “Lo-Cura todo” 

Bueno, casi todo.

 

Sabes que me gusta cuestionar,

Me gusta gritar,

Sacar “un rrrrrrrrrrrra” para solamente así,

Hacerte levantar la cabeza,

Hacerte re-accionar.

 

¡Venga! Vamos,

Como diría mi hermano “Sacúdelo que traes arena”

 

Y no queremos arena, nos pica, nos incomoda, 

Después de ella todo es mejor,

La piel nos las deja más suave, 

Como la vida, que también la podemos hacer así.

 

Suavecito, despacito, con arte, para escucharla.

Para ver que nos dice, que nos reclama, y que sale.

 

¿Si? ¿Hacemos las paces? hoy me escucho, hoy me abrazo, hoy me amó. 

Porque eso, y con pandemia,

Aún lo tenemos permitido. 

 

Besos con amor de Girona. 

La Chiquitita

 

Entre pandemias, crisis y la vida puertas adentro.

Cuarentena

No había publicado nada. Tenía un poco mis reservas, sobre como ordenar mis pensamientos, y bajarlos a papel, para temas tan delicados, y cargados de susceptibilidad.

Desde la ola de violencia hacia las mujeres, la marcha del 8 de marzo por diferentes partes del mundo, reclamar nuestros derechos, y bueno, un virus “re-popular” expandiéndose por todo el mundo. De la mano de ver la indiferencia, el racismo, la discriminación, y un sin fin de actos desalentadores. Solamente me daban una sensación de asco al mundo y a la humanidad actual.

¿Qué nos paso? 

Me mantuve al margen, me mantuve observando, leyendo, haciendo mi vida, mis cosas.  Tomando medidas preventivas, reflexionando, y viendo diferentes tonalidades en cada contexto que formo parte. El cual, me llevo al borde de la saturación, me aleje y hasta me planteé, en borrar cada aplicación y red social de mi vida. No quería saber nada más.

Desde que inicio el año, la vida me está, perdón, nos está dando una lección cada día. Estamos abriendo los ojos, y recibiendo una paliza para ver si ya agarramos el rollo (y no el de papel, como todos extrañamente lo están haciendo en sus compras de pánico ¿Todo bien morros?). 

¡NO SOMOS INVENCIBLES! ¡NO SOMOS EL CENTRO DEL UNIVERSO! ¡NO SOMOS LOS AMOS Y SEÑORES DEL TERRITORIO! ¡SOMOS UNA HUMANIDAD COMPARTIENDO UNA CASA QUE DEBEMOS DE CUIDAR!

Somos una ligera partícula de NADA, vulnerables, temerosos, frágiles y egoístas. Los valores se fueron desprendiendo del ser humano, el volverse indiferente se volvió “cool” y sonreír de más, es sinónimo de debilidad. 

Yo también caí, yo también fui victima, yo también me enrole a la masa y les seguí el juego. También juzgué, también desvíe la mirada, también tengo errores.

Pero, también me di cuenta, que caer en esa mentalidad vacía no te lleva a nada, más que a ser infeliz. Que mantenerse “blindados” no va con mi manera de ser, y ver la vida. Que prefiero ver “el lado positivo”, hacerte reír y mostrar un granito de alegría, aunque sea bailando, aunque te cante feo, pero ríete carajo. Prefiero que pienses “que vivo en mi mundo feliz”, a llenarte de odio, pánico y terror. Que mucho tenemos ya…

Si, llegó el coronavirus como la cereza al pastel. Como siempre, todos buscando un culpable. Sacando prejuicios al aire. Que si que China, Que si que Italia, Que si que Trump, y que nuestro presidente se desconecto de este mundo y se puso en “modo evasión”. 

Al final, el cambio viene de uno.

La cuarentena nos toca a todos. Unos con medidas más duras, como las que me tocaron vivir aquí en Girona, y otros con libertad de salir sin miedo a pagar una multa, como la tienen en México. 

Pero el punto es no esperar a que un policía llegue y te regrese a casa. El punto es tomar conciencia de esto, y todo lo que nos pasa en el mundo. 

Porque esto no solo se llama Corona virus…esto se llama calentamiento global, deshumanización, discriminación, pensamiento clasista, prejuicios, violencia de género y bueno la lista puede seguir…. 

No vengo a romantizar la cuarentena, porque entiendo que cada uno tiene su situación y también cada uno SE ENCARGARA DE HACER MÁS LLEVADERO SU ENCIERRO, COMO SU VIDA NORMAL YA LO VENÍAN HACIENDO. 

Aquí no es de victimizar, aquí es de vivir como lo sabíamos hacer a puertas para afuera pero ahora puertas para dentro. 

Soy de la idea, que cada quien se forma su mundo como quiere. Que culpables es muy fácil encontrar, pero al final el que mueve la vida eres tú. Al final si tenemos la capacidad de cuidarnos y cuidar de otros hagamoslo. Porque es verdad, otros no corren con la misma suerte, otros les toco un escenario más catastrófico. 

Aprovecha TU TIEMPO. Que ahora lo tenemos, aunque nos toque estar atrapados en otro país, lejos de tu familia, lejos de tu pareja. Toma esta situación y llenate de fuerzas. ESTO NO SE ACABA. Esto apenas inicia.

¡Mucho ánimo y amor para todos!

Desde Girona, les mando un abrazo sin corona virus, pero con mucha energía. Manténgase a salvo y #QuedateEnCasa.

UN “RRRRRRRRRRRRAAA”

DE LA CHIQUITITA

Hasta el punto final

AMD02895

A veces creo que todo el mundo es adicto al drama,

Preocupado por los traumas,

Preocupado por que no se pase el tren,

Aferrarse a la última estación, 

¿Y todo eso cómo pa’ qué?

Había comprendido, lo fácil que era morir en drama, pero preferí jugar con él, que llegara,  para vivir “cómo gorda en tobogán”. Y contar que valía la pena. Vale la pena.  

Vale la pena, llorarle “un mogollón”, “un chingo”,”un huevo”, pero vale la pena,

Vale la pena, sentir cada alegría, cada emoción de “primera vez”,

Vale la pena soñarlo, idealizarlo, suspirarlo, y quererlo el tiempo que tenga que ser.

Pero de verdad, vale la pena.

Me propuse a entenderme primero a mí.

Ser honesta con todo lo que puedo ofrecer en una relación de cualquier perspectiva:

-Hola soy Mariana, en este momento te puedo atender 6 meses, porque tengo un doctorado que terminar,

-Hola soy Mariana, amo mucho Girona pero no te prometo que me quedaré toda mi vida aqui, los tacos y mi familia pesan más”

-Hola soy Mariana, regreso mi bicho viajero, y tal vez me gustaría seguir viajando, bailando, y sentirme libre”

¿Qué onda le entras al tobogán?

No nos quejemos, solamente seamos C L A R O S.

Regresar a Girona para reconciliarme con un montón de cosas, ir a México para reencontrarme con otras. Porque a pesar de todo, queremos vivir la experiencia hasta el punto final. No con puntos y comas. 

 

Emborráchate de ti 

WhatsApp Image 2020-01-21 at 1.47.49 PM

Emborráchate de ti, de que al fin te definiste, te quitaste la máscara y estas aquí para llenarte de ti mismo.

 

Emborráchate de ti, de que estás enamorada o bien enamorado.

De que al fin te ENCONTRASTE POR AHÍ.

 

Solamente así podrás hacer dudar, cuestionar y buscar respuestas en donde las cosas estaban por sentadas. 

 

Si te has tratado mal, hasta un punto fatal, permítete que arregles las cosas,  te propongo mejorar, cambiar de lugar, ahora eres tú, quien está en primer lugar. 

 

La que vale por todo,  y se deslinda de sus defectos. 

Manifiestalos, vívelos, y busca la manera de hacer las paces con ellos, contigo y con nadie más.

 

Emborráchate de ti.

 

Brindemos en prevención de todo lo bien o mal que salgan las cosas. Que nos sobren o falten los motivos. Vamos a jugárnosla a por todo o todo. Digamos arriba, abajo al centro y pa’ dentro. Pero que en esta vida nos emborrachemos de nosotros mismos.

 

Que nos sobren las razones para ensimismarnos, y como en el alcohol, siempre es mejor compartilo. Emborráchate de ti, y compártelo, vívelo, CONTAGIALO. 

 

Olvidemos el miedo del famoso “que dirán” que al final es el filtro perfecto para estar con la gente que en verdad nos quiere y vale la pena.

 

Emborráchate de ti, para ver quien te quiere en tu versión más real, más honesta y más cariñosa. Como los borrachos, todos dicen que ellos y los niños dicen la verdad.

 

Emborráchate de ti, de tu personalidad más desinhibida, más sin vergüenza, más social.

Emborráchate de ti, y saca todo ese potencial que escondes.

Emborráchate de ti, y como la dice la TUSA, “olvida todo esa llanto por nara”.

 

Pero por favor emborráchate, sin necesidad del ron, vino y cerveza.

Sin necesidad de sustancias, sin necesidad de presiones, sin necesidad de estimulantes más que la tuya propia. 

 

Emborráchate de tu misma lealtad, de tu mismo ser, de tu misma persona.

 

Y que tu resaca solo sean éxitos, solo sean buenos recuerdos, solo sean risas y esas anécdotas que siempre nos sacan una sonrisa a lado de nuestro mejor amigo, a lodo de nuestra pareja y a lado de nuestros secretos. 

Pero por favor, emborráchate de ti. 

 

Salud mi amor, salud mi vida, salud a ti, donde quiera que te encuentres.

Que te emborraches de ti, y solo de ti.

 

La chiquitita