Mentecita Inquieta

mi

¿Te suena familiar?

Hace unos días amanecí con una cosquillita de inquietud, una sensación inmensa de hacer mil cosas, aprender de todo y tomar el mundo para hacerlo mío. (Si, imagínate que yo lo gobernara)

Esperando tener la vida suficiente, para hacer todo lo que mi pequeña mente tiene imaginando, preguntándome si tendré la capacidad necesaria para cumplir todos mis sueños, y si, será posible llegar hasta esa meta.  Ser una princesa OBVIO (claro que no)

Como todo, hay momentos que las cosas no salen como lasmi2 planeamos, nuestro guion bien escrito con días de dedicación decide improvisar y revolver las barajas a todos esos proyectos fríamente calculados, en el cual llegas a un momento de impotencia y desesperación por tu futuro. Vez que las cosas no resultan como tu esperabas y entonces llega el pánico, la tristeza, la agonía, nervios, desconsuelo y un sinfín de emociones que no sabes  ni que tenías tantas y ni como se sentían, es ahí cuando te preguntas ¿De verdad quería esto? ¿Qué tan importante era para mí cumplir esa meta?   Habrá días en los que te falte el aire. Habrá días en los que sientas que el único aliento amigo.

Pero, si en verdad es uno de tus sueños, es lo que más anhelas, lo que más te emociona y te vibra hasta las venas, en algún momento, el adecuado, llegara. Tal vez no era el tiempo indicado, tal vez aun tienes capítulos por cerrar, que no te permiten abrir los nuevos. Pero eso sí, si en verdad lo deseas harás todo lo posible por obtenerlo, encontraras la forma para lograrlo y lucharas, las mejores cosas no vienen en empaques abre fácil. Solo recuerda no desistir, a la gente como tú lo que menos le sobran son LAS GANAS,  no fuerces las vida, aprovecha estos momentos y quédate quieto.

Y es así, a veces cuando no haces nada, lo haces todo. Y es que hay momentos en la vida en los que hay que quedarse quieto, parar a escuchar el silencio, nuestra respiración y el eco de nuestros miedos. Vaciar de incertidumbre la mochila y no dar un paso hacia ninguna dirección.

mi4Si somos capaces de esto, de permanecer inmóviles, de darle un calmante a nuestra mentecita, veremos cómo poco a poco, iremos avanzando.

Se diferente, los más grandes se han caído 100 veces pero se han levantado 101 veces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s