Entre pandemias, crisis y la vida puertas adentro.

Cuarentena

No había publicado nada. Tenía un poco mis reservas, sobre como ordenar mis pensamientos, y bajarlos a papel, para temas tan delicados, y cargados de susceptibilidad.

Desde la ola de violencia hacia las mujeres, la marcha del 8 de marzo por diferentes partes del mundo, reclamar nuestros derechos, y bueno, un virus “re-popular” expandiéndose por todo el mundo. De la mano de ver la indiferencia, el racismo, la discriminación, y un sin fin de actos desalentadores. Solamente me daban una sensación de asco al mundo y a la humanidad actual.

¿Qué nos paso? 

Me mantuve al margen, me mantuve observando, leyendo, haciendo mi vida, mis cosas.  Tomando medidas preventivas, reflexionando, y viendo diferentes tonalidades en cada contexto que formo parte. El cual, me llevo al borde de la saturación, me aleje y hasta me planteé, en borrar cada aplicación y red social de mi vida. No quería saber nada más.

Desde que inicio el año, la vida me está, perdón, nos está dando una lección cada día. Estamos abriendo los ojos, y recibiendo una paliza para ver si ya agarramos el rollo (y no el de papel, como todos extrañamente lo están haciendo en sus compras de pánico ¿Todo bien morros?). 

¡NO SOMOS INVENCIBLES! ¡NO SOMOS EL CENTRO DEL UNIVERSO! ¡NO SOMOS LOS AMOS Y SEÑORES DEL TERRITORIO! ¡SOMOS UNA HUMANIDAD COMPARTIENDO UNA CASA QUE DEBEMOS DE CUIDAR!

Somos una ligera partícula de NADA, vulnerables, temerosos, frágiles y egoístas. Los valores se fueron desprendiendo del ser humano, el volverse indiferente se volvió “cool” y sonreír de más, es sinónimo de debilidad. 

Yo también caí, yo también fui victima, yo también me enrole a la masa y les seguí el juego. También juzgué, también desvíe la mirada, también tengo errores.

Pero, también me di cuenta, que caer en esa mentalidad vacía no te lleva a nada, más que a ser infeliz. Que mantenerse “blindados” no va con mi manera de ser, y ver la vida. Que prefiero ver “el lado positivo”, hacerte reír y mostrar un granito de alegría, aunque sea bailando, aunque te cante feo, pero ríete carajo. Prefiero que pienses “que vivo en mi mundo feliz”, a llenarte de odio, pánico y terror. Que mucho tenemos ya…

Si, llegó el coronavirus como la cereza al pastel. Como siempre, todos buscando un culpable. Sacando prejuicios al aire. Que si que China, Que si que Italia, Que si que Trump, y que nuestro presidente se desconecto de este mundo y se puso en “modo evasión”. 

Al final, el cambio viene de uno.

La cuarentena nos toca a todos. Unos con medidas más duras, como las que me tocaron vivir aquí en Girona, y otros con libertad de salir sin miedo a pagar una multa, como la tienen en México. 

Pero el punto es no esperar a que un policía llegue y te regrese a casa. El punto es tomar conciencia de esto, y todo lo que nos pasa en el mundo. 

Porque esto no solo se llama Corona virus…esto se llama calentamiento global, deshumanización, discriminación, pensamiento clasista, prejuicios, violencia de género y bueno la lista puede seguir…. 

No vengo a romantizar la cuarentena, porque entiendo que cada uno tiene su situación y también cada uno SE ENCARGARA DE HACER MÁS LLEVADERO SU ENCIERRO, COMO SU VIDA NORMAL YA LO VENÍAN HACIENDO. 

Aquí no es de victimizar, aquí es de vivir como lo sabíamos hacer a puertas para afuera pero ahora puertas para dentro. 

Soy de la idea, que cada quien se forma su mundo como quiere. Que culpables es muy fácil encontrar, pero al final el que mueve la vida eres tú. Al final si tenemos la capacidad de cuidarnos y cuidar de otros hagamoslo. Porque es verdad, otros no corren con la misma suerte, otros les toco un escenario más catastrófico. 

Aprovecha TU TIEMPO. Que ahora lo tenemos, aunque nos toque estar atrapados en otro país, lejos de tu familia, lejos de tu pareja. Toma esta situación y llenate de fuerzas. ESTO NO SE ACABA. Esto apenas inicia.

¡Mucho ánimo y amor para todos!

Desde Girona, les mando un abrazo sin corona virus, pero con mucha energía. Manténgase a salvo y #QuedateEnCasa.

UN “RRRRRRRRRRRRAAA”

DE LA CHIQUITITA

6 comentarios sobre “Entre pandemias, crisis y la vida puertas adentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s